Con mucha preocupación vemos que existe una lamentable dependencia de muchos pacientes a la necesidad del consumo de medicamentos, es muy común conocer a pacientes que consumen antiinflamatorios y otros medicamentos para controlar las molestias estomacales que los primeros generan, sin considerar medicamentos para la presión arterial, diabetes y otros efectos colaterales de los mismos medicamentos anteriores, es casi un comportamiento aceptado culturalmente por la sociedad chilena pese a que también se reconoce los trastornos que nos generará. De hecho incluso es poco reconocido el médico que hace un diagnóstico solo con la evaluación clínica semiológica sin pedir exámenes complementarios, es visto como un mal médico si tampoco le indica una o varias pastillas para recuperar la salud y solo le recomienda dormir un poco más o hacer algo de ejercicio.

 

Lamentablemente estas condiciones tan comunes y peor aún la automedicación son vicios soportados por una cultura de la dependencia en salud, las personas están acostumbradas a depender de otros, de un tercero como un medicamento para recuperar la salud, y no asumen el rol importantísimo rol que tienen ellos mismos en su recuperación.

 

Detalles tan simples como dormir las horas suficientes, mejorar la alimentación consumiendo más frutas y verduras, dejar las bebidas dietéticas y hacer deporte o preocuparse por mantener ágil y flexible nuestro cuerpo son cambios actitudinales que pueden ayudar enormemente a prevenir y recuperar patologías que nos aquejan.

 

En esta perspectiva en todos los tratamientos de la Clínica Rehabilita Salud nos preocupamos por hacer notar al paciente la importancia de tomar un rol activo en la recuperación de su salud, no depender solo pasivamente de los medicamento o las prestaciones médicas, de incentivar al paciente en hacer estos pequeños cambios en sus rutinas con los cuales mantendrán saludable su organismo colaborando activamente en la recuperación de su salud.